Talleres por la Semana Mundial del Parto Respetado

La Municipalidad de Sunchales informa sobre las actividades que se realizarán en los centros de salud de la ciudad, en el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado (que se inicia el domingo 14 y finaliza el sábado 20 de mayo).

 Este año, el lema de dicha campaña internacional es ¿40 semanas? El nacimiento tiene el momento correcto, no el programado. En este marco, se realizarán diversos talleres en los que se repasará el texto de la Ley Nacional 25.929, conocida como Ley de Parto Respetado.

Lugares y Horarios:

Lunes 22 de mayo, a las 13.30: Centro de Salud número 1 Mariano Moreno (Carlos Gardel 550).

Miércoles 24 de mayo, a las 14.30: Centro de Salud número 2 Ena Richiger (Avellaneda 1.336).

Además del espacio de reflexión que proponen ambas instancias —donde se podrá exponer y debatir de acuerdo a las experiencias personales—, se buscará enfocar la charla en la mirada que poseemos como comunidad en relación al trabajo ofrecido por los servicios de salud, teniendo presente los derechos tanto de madres como padres e hijas/os por nacer.

La ocasión también será propicia para compartir una merienda.

Desde los equipos que conforman ambos centros de salud convocan tanto a las madres interesadas como a toda su familia para compartir tales instancias.

Sobre la Semana Mundial del Parto Respetado

Este año el lema de la Semana Mundial del Parto Respetado se enfoca en la importancia de esperar el mínimo de 40 semanas de gestación, siempre que el bebé no quiera nacer antes.

El término "parto respetado" o "parto humanizado" hace referencia a una modalidad de atención caracterizada por el respeto a los derechos de la madre y el padre, así como de las niñas y los niños en el momento de su nacimiento. Es decir, en consonancia con las necesidades y deseos de la madre y el bebé que dará a luz. Parto humanizado es un concepto que engloba la idea de generar un espacio familiar donde la mamá y su bebé sean los protagonistas, y donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible.

Los partos comenzaron a realizarse en hospitales a principios del siglo XX para disminuir la mortalidad materno-neonatal, pero en ese contexto se instaló la idea de que se trataba de algo parecido a una enfermedad. Las familias en general, y las mujeres en particular, perdieron protagonismo en un hecho muy trascendental en sus vidas, y aceptaron las reglas de las instituciones.

De este modo, el parto se transformó en "un acto médico" cuyo significado científico dejó de lado otros aspectos esenciales para la familia. El equipo de salud pasó a ser el eje de las decisiones y comenzó a usar en todos los casos tecnologías y procedimientos destinados a los embarazos de riesgo.

Esto fue alejando a las madres del parto natural sin que se lograse una mejora en los resultados perinatales.

En 1985, la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó una reunión en la ciudad brasileña de Fortaleza. De ese encuentro surgió la declaración El nacimiento no es una enfermedad, que inició el proceso de transformación del modelo de atención.

También se creó un marco legal internacional y local que procuró rescatar el papel activo que debe tomar la mujer y su familia en el cuidado del embarazo y del recién nacido.

En Argentina, la Ley 25.929 sobre Derechos de Padres e Hijos Durante el Proceso de Nacimiento fue aprobada el 26 de agosto de 2004.

 

Ley nacional Nº 25.929 de Parto Humanizado

Correspondiente a la Ley sancionada en 2004 y reglamentada el 1 de octubre de 2015, su texto toma fuerte postura respecto a los derechos de madres y padres: a vivir el trabajo de preparto, parto y posparto con libertad de decisión, consciencia y respeto.

En el desarrollo de esta ley se hace hincapié en el derecho que tiene la madre a estar acompañada (o no) y contenida por su pareja y/o familia. Este punto es uno de los más importantes, ya que se ha comprobado que el sostén familiar juega un papel fundamental en el desarrollo emocional de la madre y de la niña o niño.

En cuanto al embarazo y parto, la Ley establece que la madre tiene derecho a tener información sobre las distintas prácticas médicas que pueden darse durante el parto y posparto, dando lugar a que pueda participar y decidir acerca de diferentes intervenciones/prácticas que se utilizan —siempre y cuando no haya riesgo de vida tanto para el bebé como para ella—.

En este sentido, es importante resaltar que la madre tiene derecho a un parto respetado tanto a nivel biológico como psicológico, eligiendo y/o evitando procedimientos invasivos innecesarios, como así también, a tener información acerca de cómo evoluciona el trabajo de parto y el estado de salud de su hijo.

De igual manera, tiene derecho a elegir un/a acompañante durante el trabajo de parto y el posparto. Este es uno de los puntos más importantes a nivel psicológico y biológico, ya que se ha demostrado que una madre que está contenida emocionalmente sufre menos dolor y requiere menos medicación durante el parto.

Luego del nacimiento, esta ley establece que la madre tiene derecho a tener a su hijo/a a su lado durante la internación de ambos, siempre y cuando no necesite de cuidados especiales en neonatología. De igual manera, tiene derecho a recibir asesoramiento e información en cuanto a la lactancia y sus beneficios, al cuidado de sí misma y al cuidado del bebé, entre otros.

Con respecto al bebé, la ley establece que toda/o niña/o tiene derecho a ser tratado de forma respetuosa, a tener una identidad, a la internación en sala conjunta con su madre.

Esta ley también hace referencia a los derechos parentales en relación a la internación del niño en unidad de cuidados intensivos neonatales. Establece que todas las madres y sus acompañantes tienen derecho a recibir información acerca de la salud, procedimientos, tratamientos y evolución del bebé, la cual debe ser clara y comprensible.

Asimismo, la madre y su acompañante deben autorizar todo tipo de intervenciones y/o tratamientos que se realicen al niño/a, y por último, ambos tienen derecho a acompañar a su hijo durante su internación, siempre y cuando la situación clínica lo permita y no corra riesgo la salud del bebé u otros bebés que estén internados en dicha unidad.

Desde el punto de vista psicológico, la promoción y la divulgación de esta ley es importante, ya que se ha demostrado que el vínculo/sostén favorece el desarrollo físico y emocional del niño.

La Municipalidad de Sunchales adhiere a esta fecha aportando información e incentivando a cada madre.